Disciplina Positiva

¿Qué es Disciplina Positiva?

La DISCIPLINA POSITIVA es un conjunto de herramientas, recursos y tácticas efectivas que se pueden emplear tanto en la casa como en la escuela para fomentar en l@s niñ@s y jóvenes la seguridad, confianza, autoestima y la capacidad responsable de resolver problemas por sí mismos

Los cuatro principios

Los modelos de Disciplina Positiva para padres/madres están orientados a desarrollar relaciones de respeto mutuo.

La Disciplina Positiva enseña a los adultos a utilizar amabilidad y firmeza al mismo tiempo y no es punitiva ni permisiva.

Conexión

Ayuda a los niños a ser tenidos en cuenta.
Lo que más anhelan los niños y niñas es sentirse valiosos, importantes y queridos: esto se refiere al Sentido de Significancia.
También aspiran a lograr el Sentido de Pertenencia queriendo sentirse incluidos amorosamente al núcleo familiar para que sean tenidos en cuenta y valorados y de esta forma estar conectados emocionalmente con lo que más quieren: pertenecer y sentirse importantes.

Eficacia

La Disciplina Positiva cultiva en l@s niñ@s habilidades, recursos y herramientas que le van a servir para toda la vida y para que esto sea así, es necesario un proceso de aprendizaje desarrollado en el tiempo que permita instalar en ell@s estas virtudes a medida que van madurando.

Enfoque

La Disciplina Positiva estimula que l@s ni@s descubran sus capacidades, talentos y habilidades para encontrar soluciones y co-construir junto a los padres y madres los mejores acuerdos que sean respetuosos para todos, o bien, a que los adultos puedan establecer límites respetuosos, sin aplicar premios ni castigos.

Amables y firmes

Amable en el sentido de ser digno de recibir y dar amor. La amabilidad implica un trato respetuoso y amoroso tanto para el/la niñ@ como para el adulto y va acompañado de la firmeza cuando el adulto muestra respeto hacia el mismo al ser consistente lo que dice y promete con lo que finalmente hace.